cropped view of man holding wooden block with word 'copyright' on top of wooden bricks with icons

Tradicionalmente se valoraba una empresa o proyecto por los activos tangibles que posee. Nos enfocamos en sus instalaciones, sus edificios, equipos y un sinfín de elementos visibles y palpables a nuestros sentidos.

Pasando el tiempo, a estos activos, se fueron añadiendo diversos renglones como: sus empleados, dada la importancia vital de conocimientos y experiencia que aportan para la buena operación de la empresa. Sus clientes, por la garantía de las ventas y el crecimiento de la corporación. Los accionistas, dado el peso que su trayectoria impacta en la adición de nuevos socios y capital fresco del sistema financiero.

Startup team working on a project
Startup team working on a project

Hace apenas unos años las corporaciones en todo el mundo iniciaron la valuación de sus marcas, patentes, procesos y prestigio de los productos y servicios como un importantísimo activo de las empresas. Esto ha llevado a que el valor de estos activos ‘intangibles’ represente el de mayor valor en el balance financiero de muchas las empresas.

El registrar marcas y patentes, innovar procesos, enriquecer o explotar licencias de estos activos es un nuevo camino de crecimiento, capitalización y apertura de nuevos negocios para aquellos emprendedores que se incorporen a esta nueva manera de crear riqueza.

cropped view of man holding wooden block with word 'copyright' on top of wooden bricks with icons
cropped view of man holding wooden block with word ‘copyright’ on top of wooden bricks with icons

Autor

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *